Chinchorreo con presupuesto: Kioskos de Luquillo

El mes de abril fue bastante fuerte en cuanto a la demanda laboral, los blogs quedaron rezagados. Así que es momento de salir de chinchorreo y recargar baterías. Decidimos quedarnos cerca de casa, lo que usualmente significa: Vamos para Luquillo!

Mis paradas favoritas en Luquillo

Antes de llegar a Luquillo, paramos en  El Loro Liquor Store en Carolina. Normalmente la primera cerveza suele ser aquí, porque siempre están frías. Pedimos un round de una Michelob Ultra de botella y una Medalla de lata ($4.50), lo típico para mi novio y para mi. Así comienza nuestra tarde de relajación. Mientras guiábamos conversamos, por lo que perdimos la salida para la segunda parada planificada en Canóvanas. Ni modo, la próxima parada fue en Pikaytos Bar and Grill, en Rio Grande. Aquí repetimos el round, y fue mas económico ($4.00). Al igual que en El Loro, tienen mesas afuera para tomarse la cerveza tranquilo. En este sitio fue solo un round también, y preparan frituras si quieres ir picando por el camino.

Primera parada en Carolina

Ya después de esta parada continuamos directo hacia Los Kioskos de Luquillo. Aquí los kioskos están enumerados para referencia, y su variedad se ajusta a diferentes presupuestos. No me pregunten por las artesanías o souvenirs, si me paro en uno de esos kioskos es en busca de un dulce de coco. De esos compramos un par a $2.00, para comerlos más  tarde. Lo dulce no me pega con la cerveza. En los kioskos tienes la opción de estacionar frente a los mismos, siempre hay carros entrando y saliendo, por lo cual es relativamente fácil conseguir un espacio. En lo personal prefiero estacionar en la parte de atrás de los negocios, porque en algún momento de la visita termino caminando hacia la playa, a la cual tienes acceso directo. El estacionamiento es gratis.

En esta visita estacionamos detrás del Bikini Bar (#45), lo cual lo convirtió en nuestro spot. Típicamente las personas van y vienen a lo largo de la fila de negocios probando varios sitios, pero nosotros preferimos pasar más tiempo en uno o dos lugares, dedicarle tiempo a cada uno. Nos acomodamos en la barra, y pedimos el mismo round otra vez. O eso creía, hasta que vi nos sirvieron tanto la Michelob Ultra como la Medalla de botella. El costo fue de $6.00. Para efecto de mantener la comparación entre negocios justa, pedí un segundo round, esta vez con la Medalla de lata. Claro, también porque hablo mucho y con la de botella siempre el fondo se me calienta. Esta combinación fue $4.50, y la repetimos tres veces mientras veíamos un juego de soccer en las pantallas del local y escuchábamos música hip-hop.

Kiosko #45, Bikini Bar
Frozen drinks, los mas vendidos…

Al estar sentados en la barra, observamos el movimiento de personas y tragos en el local. La mayoría de las personas entraban a pedir uno de los tragos frozen, muy de moda en Puerto Rico. Mi novio, quien bebe cervezas pero prefiere tragos decidió probar el Eye Candy.  Yo no soy fanáticas de estos, pero le iba a dar la oportunidad a la Piña Colada, hasta que la bartender menciona que esa es la única de los tragos frozen que no tiene alcohol. Sé que podia pedirle “bautizar” el trago, pero recuerden, era un trabajo investigativo pendiente al presupuesto, por lo cual pedí, de nuevo, una Medalla. Esta ronda fue de $7.50.

Ya terminado el juego, y comenzando a caer la tarde, decidimos buscar otro negocio para cenar. Así llegamos a La Yola, el kiosko #53 en Luquillo. De entrada pedimos dos arepas rellenas, una de pulpo y la otra de mariscos, junto con la Medalla de lata y la botella de Michelob Ultra. Los aperitivos eran enormes, salen acompañados con ensalada, y saben riquísimos. Luego de estos recibimos la comida, un plato de chillo entero con tostones, y una chuleta kan kan, con tostones también. Ambos platos fueron excelentes, al igual que el servicio. El precio de la cena fue de $48.98 sin propina.

Barra de La Yola

Analizando la salida, gastamos un total de $85.98. La realidad es que en otras rutas hemos gastado menos, pero también suele suceder que gastemos más  de esa cantidad. Obviamente, la primera recomendación que nos ofrecerán para controlar gastos es que no bebamos tanto, pero eso para nosotros es un hobby, así como para otros lo es la yoga, o salir a cenar. En retrospectiva, pude haberme comido esas frituras al comienzo para controlar el hambre y el presupuesto. Fácil me hubiera llenado solo con la arepa rellena. Así de grande era.

No he incluido lo dejado en propinas ya que esto no es una partida obligatoria, y depende del servicio recibido. Sin embargo, es costumbre en Puerto Rico brindar una propina del 15% de estar satisfecho con el servicio. Nosotros la incluimos en ambos kioskos.

Espero esto te sirva para tener una idea de gastos en los que se incurren al salir de chinchorreo. Nosotros éramos dos, si la familia es mas extensa, debes prepararte para eso. En futuros blogs les traeré información con gastos de otras rutas en Puerto Rico.

Hasta la próxima,

Diana

El selfie es nuestro, pero la playa feliz se las comparto.

PD. No guie ebrio, piense en usted y en los demás. Lleve su conductor designado, o  utilize el servicio de Uber.

3 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *